Factores del clima inversor

Moscú es la capital de la Federación de Rusia, el centro político, económico-financiero y científico-educativo del país. En Moscú están ubicadas las principales organizaciones empresariales y financieras, las representaciones de las mayores compañías rusas y extranjeras.

Es la mayor ciudad de Europa, con una población de unos 20 millones de personas, un inmenso mercado de consumo de Rusia y Europa del Esta y un activo centro de inversiones.

En 2018 Moscú ocupó el segundo puesto en la lista de regiones de Rusia por la calidad del clima de inversiones y durante tercer año consecutivo ocupó el primer escaño de la lista de desarrollo de la asociación estatal-privada.

El crecimiento del nivel de inversiones al capital principal para fines de 2018 fue de un 107 por ciento en precios relativos respecto al nivel de 2010. Moscú aporta alrededor del 14 por ciento del total de inversiones al capital base de Rusia.

La atracción de inversiones privadas se estimula con medidas de apoyo de los proyectos a través del otorgamiento de estatus especiales, rebajas fiscales, subsidios y firma de contratos de compensación con el Gobierno de Moscú.

Moscú se desarrolla activamente. La alta disponibilidad de presupuesto en cupo con el bajo nivel de deuda estatal (cerca del 1 por ciento del Producto Regional Bruto) permiten realizar inversiones estatales de envergadura para desarrollar la infraestructura de transporte y social, los sistemas de educación y salud pública. El monto del Programa dirigido de inversiones de la ciudad para 2019-2021 asciende al 1,6 billones de rublos.

Los gastos del presupuesto de Moscú durante 2018, según datos previos, ascendieron a más de 2,3 billones de rublos, unos 37.300 millones de dólares. Este indicador sitúa a Moscú entre las mayores megápolis a nivel mundial.

Los gastos en inversiones del presupuesto de Moscú durante 2018 superaron los 509.000 millones de rublos, cerca de 8.200 millones de dólares.

En la sección se presenta la información detallada de los factores claves que tornan a Moscú un espacio atractivo para las inversiones, además de determinadas direcciones de desarrollo de la ciudad.