Comentario al canal televisivo “TV-Tsentr”

24 marzo 2015

Corresponsal: Serguéi Semiónovich, hablemos sobre el plan anticrisis que ha adoptado el Gobierno de Moscú. ¿Cómo va su implementación?

Serguéi Sobianin: Hay que decir que, en general, la situación se estabiliza. Vemos que los precios se vuelven más predecibles y la inflación disminuye, las tasas crediticias de los bancos se moderan y, sin embargo, la situación sigue siendo bastante difícil. Por eso, sin duda, el plan que hemos adoptado tiene que ser llevado a cabo de una forma impecable, y las medidas que hemos ideado, deberán ser implementadas.

Corresponsal: Si hablamos sobre el plan anticrisis no podemos evitar hablar sobre el negocio de la construcción en Moscú, que es muy importante dentro del país. ¿Aquí se presta alguna ayuda?

Serguéi Sobianin: En general tengo que decir que las medidas básicas de apoyo a la economía de la ciudad son medidas que conservan los programas urbanos que fueron adoptados e implementados ya hace algunos años. Esto está relacionado con la planificación del transporte, y con el desarrollo del ámbito social, de los espacios públicos, etc. La realización de todos estos programas, que tienen un componente de inversión bastante grande y posibilidades para las pequeñas y medianas empresas,  es el principal medio de apoyo a la economía.

Lo mismo en relación al negocio de la construcción. Moscú prácticamente no limita los parámetros de sus programas de inversión objetivo. Así que se trata de construir caminos, el metro y viviendas, que son las principales medidas para el desarrollo del negocio de la construcción.

Pero, aparte de esto, por supuesto, se adoptaron medidas especiales de apoyo al sector comercial del negocio de la construcción. En particular, hemos adoptado un nuevo sistema de pago a la ciudad para autorizar una recalificación. Esto quiere decir que cuando el inversor quería construir algo en el territorio de la ciudad, antes tenía que pagar, de una vez, el volumen total correspondiente a esa autorización. Ahora prolongamos el plazo del pago de uno a seis años, en función de la suma a pagar exigida por el erario público. Y esto permite al inversor no tener que pedir a los bancos medios adicionales, sino pagar a la ciudad, de hecho, una vez haya finalizado el proyecto de inversión. Esto es muy importante.

Además de esto, intentamos aligerar al máximo todos los procedimientos administrativos, como puede ser dar una autorización más rápida para la construcción, en primer lugar, de viviendas, porque vemos que el interés por la construcción de centros comerciales y oficinas se debilita un poco, pero la construcción de viviendas, en mi opinión, seguirá desarrollándose. Tanto más, cuando el Gobierno de la Federación de Rusia toma la decisión de bajar los intereses hipotecarios. Al principio eran del 16, 14, por lo que yo sé, y ahora ya son del 12% de interés. Esto quiere decir que se trata de una ayuda financiera seria. Y, por nuestra parte, la simplificación de la conexión a las redes de suministros, la aceleración de la concesión de permisos y, como ya dijimos, el cambio del sistema de pago al presupuesto de municipal.

Corresponsal: En su respuesta ha tocado el tema del transporte. ¿Qué ayudas se prestan ahora al transporte y, en particular, al transporte público de la ciudad?

Serguéi Sobianin: Seguimos haciendo una inversión activa en todos los aspectos del transporte público. Por ejemplo, el metro, ¿sabe? No hace mucho sacamos una gran licitación por muchos años para la adquisición de material rodante del metro. No solo hablamos del suministro de vagones de series antiguas, sino también de la producción de maquinaria innovadora: los nuevos vagones de metro que aparecerán en la ciudad a partir del año 2017. Y este es un apoyo importante a toda la construcción de maquinaria para el transporte y, al mismo tiempo, a los productos innovadores.

Según las condiciones del contrato, una gran parte de esta producción y del equipamiento tendrá que ser fabricada en Rusia debido al proceso de sustitución de las importaciones.

Asimismo hemos elaborado un modelo de acuerdo con los trasportistas de cercanías para que tengan la oportunidad de invertir de una forma significativa en la renovación de su material rodante. Respecto al Cinturón Ferroviario Menor de Moscú (MKZhD, en sus siglas en ruso) hemos firmado un contrato con la empresa que lo explota que incluye la condición de que la ciudad incluirá en las tarifas lo invertido, para que al MKZhD llegue material rodante moderno, bonito y de buena calidad. No hace tanto tomamos la decisión de dar subsidios para el pago del leasing de cara a la adquisición de taxis y autobuses del transporte público urbano, lo que es también bastante importante.

Corresponsal: Y en una crisis no se puede dejar de hablar de la protección social de los ciudadanos. ¿Qué se hace? ¿Qué proporciona el plan anticrisis?

Serguéi Sobianin: El plan considera, en primer lugar, el mantenimiento de todos los beneficios proporcionados por la legislación de la ciudad de Moscú, y el paquete social de Moscú es el más grande de toda Rusia, no solo en términos absolutos, sino también en términos relativos. Todos los beneficios de las familias numerosas, de los veteranos, de la retaguardia y de los veteranos del trabajo, serán conservados.

Pero en un periodo de crisis hay que prestar más atención al objetivo de las ayudas, porque hay poco como para distribuir a todos por igual las prestaciones sociales. Hace falta fijarse en qué familia está más necesitada por esta o aquella razón. Por eso estas medidas se aplican y nosotros, adicionalmente, este año también hemos separado 1700 millones para las medidas destinadas a las ayudas.

Corresponsal: Hablemos ahora también sobre las ayudas a los hoteles. Hoy en la Presidencia del Gobierno trataban la cuestión de sus beneficios fiscales. ¿Qué aporta esto a la ciudad y, en general, de qué se trata este asunto?

Serguéi Sobianin: El negocio hotelero de Moscú ocupa un segmento bastante importante de la economía de la ciudad. En los hoteles anualmente residen cerca de cinco millones de personas, que es un volumen enorme.

Corresponsal: Especialmente en una ciudad tan grande.

Serguéi Sobianin: Sí, y estamos interesados en que este segmento se desarrolle. ¿Qué problemas surgieron tras la introducción del impuesto sobre el valor catastral de la propiedad? Este impuesto estaba destinado a los comercios y oficinas inmobiliarias. En los hoteles había, y hoy en día también se encuentran bastantes oficinas y tiendas. Pase por cualquier hotel y verá en el primer piso bastantes comercios. Ellos se encontraron automáticamente bajo la tasa que estaba destinada a los comercios. Pero para aquellos hoteles en los que una gran parte de la superficie está destinada a las habitaciones, para ellos esto es una carga impositiva pesada e injusta.

Por eso nos hemos puesto de acuerdo con el negocio hotelero en elaborar una solución común según la cual podamos excluir impositivamente el valor catastral de todo el fondo de las habitaciones de hotel y dar un coeficiente adicional, porque no sólo habrá que calcular la superficie de la habitación del hotel, sino también los pasillos, las escaleras, etc. Es decir, la infraestructura que  trabaja directamente sobre el fondo del hotel. Creo que disminuir significativamente la carga impositiva de  los hoteles hace que esta sea más justa.

Corresponsal: ¿Hay ya cifras aproximadas en datos porcentuales?

Serguéi Sobianin: La carga del impuesto sobre la propiedad en el negocio hotelero será rebajada en, aproximadamente, un 65%. Esta es una exención sustancial para el apoyo a este negocio.

Corresponsal: Gracias, Serguéi Semiónovich.

Serguéi Sobianin: Gracias, que le vaya bien.

Fuente: Portal del Ayuntamiento y del Gobierno de Moscú

Otra entrevista
Natalya Sergúnina
02 noviembre 2015
Natalia Sergúnina cuenta por qué a Moscú no le asusta la crisis y cuál es la apuesta de las autoridades de la capital
Natalya Sergúnina
Vicealcaldesa de Moscú en el Gobierno de Moscú para la Política Económica y Relaciones de la Propiedad.