Exacte Labs

Existe la opinión de que los parques tecnológicos son sede exclusiva de producciones industriales o tecnologías informáticas. Sin embargo, estos espacios pueden ser la sede ideal de las más diversas compañías. Por ejemplo, en el parque tecnológico Slava se establecieron los laboratorios Exacte Labs, que se dedican a realizar análisis de fármacos y pruebas médicas. El director general de la empresa, Vasiki Kazey, comentó a Investportal sobre las investigaciones del centro.

– Vasili, ¿por qué eligió precisamente este tipo de actividades?

–  En 2011 entró en vigor una ley federal que obligó a todos los productores farmacéuticos, sin excepción, a realizar parte de las investigaciones de su fármacos en Rusia. Esta ley, por decirlo de algún modo, obligó a las compañías farmacéuticas occidentales a buscar laboratorios en Rusia.

La nueva ley abrió una brecha a las investigaciones de laboratorio por encargo de las compañías farmacéuticas. Yo me dedicaba en mi anterior trabajo a actividades parecidas, percibí el nicho a tiempo y decidí intentar aprovecharlo, ver qué resultaría al final. Se trataba en ese momento de un fenómeno bastante nuevo para Rusia, ya que prácticamente no había laboratorios independientes. En cierto sentido nuestra compañía fue una de las primeras en el mercado.

– Coméntenos más detalladamente a qué se dedica la compañía, ¿qué es lo que investiga?

– Nuestra actividad principal radica en la investigación de fármacos reproducidos. Todos los fármacos que se venden en el mercado pueden ser divididos virtualmente en dos partes, los originales y los reproducidos (genéricos). El fármaco original supera un conjunto de investigaciones que ocupa de 7 a 10 años y tras la salida al mercado dispone de un período de “exclusividad” protegida por una patente. Tras finalizar el plazo de vigencia de la patente se puede sacar el genérico al mercado, para lo cual es necesario realizar una investigación relativamente pequeña, nombrada investigación de equivalencia biológica. En el  marco de esta, voluntarios sanos toman primero el fármaoc original y al cabo de dos semanas el generico investigado. Tras ello se les toman muestra de sangre a los voluntarios y se define la cncentración del fármaco original y luego de reproducido. Posteriormente los datos de las investigaciones se comparan: si las concentraciones de la sustacia activa en sangre son parecidas, los fármacos son equivalentes. Nosotros justamente estudiamos las muestras y presentamos informes a las compañías farmacológicas.

A fines de 2015 tomamos la decisión de entrar en un nicho nuevo para nosotros, el veterinario. Abrimos el laboratorio veterinario Enitest, que se diferencia de otros laboratorios de Moscú por que trabaja con animales de granja: gallinas, cerdos, ganado vacuno. Nuestros clientes en este frente son los principales complejos agropecuarios rusos, y compañías farmacéuticas occidentales que producen fármacos para animales.

– ¿Tienen previsto salir al mercado internacional?

– En estos momentos tenemos una carga casi total, no tenemos tiempo libre de equipamiento que nos permita buscar activamente pedidos. En Rusia no hay tantos laboratorios, por lo que no tenemos una competencia muy alta. Si ampliásemos el laboratorio e incrementásemos el parque de equipos al doble, ello me obligará a pensar en salir al mercado occidental, donde en mi opinión, podríamos ser altamente competitivos.

En el mercado de este tipo de investigaciones siempre lideró la India. Ellos hacían todo a la mitad del precio, pero con una calidad cuestionable, en lo que cayeron varias veces, siendo cuestionados por la Agencia de Comercio Farmacéutico de EEUU y la Organización Mundial de la Salud. Todo terminó en que la agencia estadounidense publicó en su sitio una nota en la que no recomendaba realizar investigaciones en la India, lo cual dió ánimos a los mercados de Europa y Canadá, ya que la mayoría de las compañías farmacológicas se trasladaron allí.

Hay laboratorios muy grandes en Praga y Barcelona. Yo estoy convencido que lo podemos hacer igual de bien que ellos y mucho más barato. Pero para ello necesitamos equipamiento adicional y cada equipo cuesta alrededor de 400.000 dólares. No somos una compañái grande y la compra de cada equipo es todo un logro. Si en la época del florecimiento de los laboratorios indios estos tenían unos 100 equipos, los laboratorios de Europa tienen unos 20 y en Rusia se considera grande un laboratorio que cuenta con 5. En estos momentos tenemos 4 equipos.

Otra entrevista